Imprimir
Categoría: Diario

ABSURDO, HIPERTROFIA Y PERVERSIÓN CONTRA @bdncapac.

A raiz de las reiteradas actividades que, en el ámbito del Turó de l'Enric, suelen llevar a cabo los detractores de la Fundació Badalona Capaç, me he preguntado por su sentido. No me refiero al sentido de su tarea, sino al sentido que tienen esas actividades cuando se ponen al servicio del objetivo que ellos persiguen. Un caso característico es el del poema publicado por Alba À. Holgado (@goizti). No entraremos aquí a analizar el texto, sino el contexto en el que se produce. ¿Qué aporta al argumentario de los que defienden la prioridad de los pájaros sobre las personas? Lo que pretenden es dar relevancia a unos valores medioambientales que nadie reconoce de manera oficial, sobrevenidos e hipertrofiados con el único objetivo de evitar la construcción de un Centro Ocupacional que daría servicio a 250 personas con discapacidad intelectual y que molestaría a algunos de los residentes próximos a aquel espacio. Es la perversión de la poesía, un arma ambivalente, aunque "cargada de futuro" (G. Celaya).

 

Se han de tener en cuenta algunos hechos incontrovertibles:

¿Qué aporta al argumentario de los que defienden la prioridad de los pájaros sobre las personas?

compartim01 web

El poema no aborda ninguna de esas cuestiones. Habla de presión urbanística en un entorno precisamente lindero de la Serralada de Marina, un espacio extensísimo de zona verde y protegida. Una calavera atenuada, que rodean algunos muros grises y semiderruídos ilustra la quimera insensata. Es común que el grupo de detractores utilicen abusivamente ese espacio para promocionar actividades que en modo alguno requieren del medio que dicen defender. Implica un reconocimiento expreso de la propia desnudez argumental. Pueden organizar itinerarios poéticos, anillamiento o avistamiento de rapaces, "fer cagar al tió", llevar de excursión a los niños de un parvulario próximo, celebrar un concurso de villancicos o un cineforum al aire libre.

 

Ninguna de esas actividades quedarán obstaculizadas por el centro ocupacional ni por las personas que en su día acogerá. 

Es una pasión inútil la que les entretiene, porque en modo alguno abordan lo esencial. Lo que hacen lo hacen con un propósito meramente mediático: el de encontrar un pretexto propagandístico para reservarse en exclusiva el derecho de ocupación de un espacio que pertenece legítimamente a otros y cuya decisión, en una sociedad democrática, no debe depender de un poema ni del activismo desaforado de un puñado de ciudadanos con intereses personales en la zona. Solo habría de depender de la necesidad acreditada y jerarquizada. Y, por supuesto, de los órganos políticos representativos. 

A lo que nosotros llamamos "compartir y preservar" ellos le dicen "amputación".

Otro enfoque es posible. Frente a la grisura y el pesimismo de quien se regodea en la visión de un paisaje de posguerra, que nada tiene que ver con lo que ocurre a nuestro alrededor, propongo la consideración emocionada de las necesidades de las personas con discapacidad a quienes atendemos en la Fundació Badalona Capaç, la anticipación de un futuro que tenga en cuenta sus urgencias. Nigún espacio es renovable —¿lo era el de Montigalà, situado junto al parque G4 y que tanto les entusiasma?; ¿lo era el de la MOBBA, ya calificado como zona verde?—, pero es una obviedad que para vivir hemos de compartir. Es una obviedad que algunas necesidades tienen prioridad sobre otras. El progreso moral de nuestra sociedad consiste precisamente en decidir con arreglo a lo que los más débiles precisan, antes incluso de atender las necesidades de subsistencia personales. Las palabras son dardo y son bálsamo. Para todo valen. A lo que nosotros llamamos "compartir y preservar" ellos le llaman "amputación". ¿Cómo podríamos entendernos? Mira a sus ojos, a los ojos de las personas que nos necesitan y mira a tu corazón. Considera detenidamente ambos proyectos (Morera y Montigalà) y las razones objetivas que venimos repitiendo hasta la extenuación. Llegarás a la conclusión de que contra la opción Morera —la del Turó de l'Enric— todo es artificio, cuento chino, abuso, engaño, ideología y ambición de poder. Artillería pesada y falaz precisamente contra los más débiles, contra aquellos que alimentan su felicidad de las escasas migajas que nosotros les podemos ir ofreciendo. Utilizar la poesía o la ecología para negársela es la peor de las perversiones. 

Artillería pesada contra las personas discapacitadas, contra quienes viven su vida mendigando nuestra atención, nuestros recursos y algo de nuestra felicidad.